Miércoles, 28 de Junio de 2017

Miércoles, 28 de Junio de 2017


Actualidad

El futuro llegó hace rato

En el marco de la ExpoEventos 2015, la presidenta de la Federación de Entidades Organizadoras de Congresos y afines de América Latina (COCAL), Alisson Batres, brindó una conferencia sobre redes sociales y tecnología aplicada a eventos.

En la actualidad, es muy raro encontrar una persona que no tenga una red social o no sepa cómo dominarlas. Con el caso de las empresas o de los grandes eventos, pasa lo mismo. Aunque aún existen personas resistentes al cambio, pero no por mucho tiempo. La tecnología avanza y con ella avanza la sociedad y por lo tanto la adaptación es casi obligatoria. 
“¿Cuántos de los que están aquí tienen una cuenta en una red social?”, preguntó Alisson Batres y la gran mayoría levantó su mano. Eso responde a una porción de los casi 1400 millones de usuarios que tiene Facebook en todo el mundo y los 560 millones de Twitter. 

Salir a la cancha 
Los primeros pasos en las redes sociales de una empresa o un evento, pueden llegar a ser algo abrumadores debido a la gran cantidad de información que circula. Con respecto a tomar esta iniciativa y para alentar a los dudosos, Batres puntualizó: “Si ustedes no le dedican aunque sea un 5 por ciento de su presupuesto a las redes sociales, es hora de que lo hagan”. 
Para comenzar a introducirse en el mundo de las redes, recomendó que primero hay que iniciar una cuenta en Facebook, ya que es una de las más sencillas para manejar y casi todos tienen un perfil allí, por lo que es más fácil hacer contactos mediante esa red. En Twitter es todo más acotado, en tan sólo 140 caracteres hay que expresar una idea, por lo que requiere de una práctica mayor, pero de todas formas muchas empresas han tenido sus casos de éxito gracias a esta red; por lo tanto hay que explorarla.  
Por otro lado, hizo hincapié en la investigación previa del mercado al que el usuario quiere llegar, sin olvidar analizar a la competencia y a los puntos fuertes que los llevó al éxito. “Hay que encontrar la estrategia de investigación correcta para luego comenzar con nuestro propio camino. No creo que haya que hacer copy paste del éxito de otros”, enfatizó  y agregó: “Todos están en las redes sociales hoy. Tienen que encontrar la manera de tocar la puerta, de llamarles la atención a los potenciales socios o clientes para poder entrar a su red”. 

Estrategias para sobresalir 
Otra de las cuestiones principales a la hora de comenzar a utilizar las redes sociales, tiene que ver con conocer al usuario que está del otro lado, pero ¿qué pasa cuando sólo son números y no participantes de la red? Para estos casos, Batres aconsejó que tiene que haber diversas estrategias para que los usuarios pasen de ser un “me gusta” sin sentido, a uno activo. Entre las sugerencias se encuentran la realización de un sorteo, una beca o simplemente una pregunta abierta para que del otro lado respondan y se genere más interacción. Resaltó también que es muy importante el seguimiento de los usuarios posteriormente a un evento, ya que de esa forma, se garantiza la continuidad de la interacción. 
“Una página puede tener 50 millones de seguidores, pero si no tiene un fin, no sirve de nada”, afirmó. Además agregó que las publicaciones seguidas o las fotografías que tienen una calidad baja, debilitan la estrategia, ya que puede hacer que muchos usuarios se cansen y se vayan del sitio. 
Para el caso de Twitter, recomendó que los hashtags sean moderados y que respondan a una idea. Si bien cada uno de ellos va a estar conectado a una gran cantidad de usuarios que están usando la misma tendencia, si hay más de tres o son muy largos, el número de usuarios que recuerden las ideas o se detiene a mirar una catarata de hashtags, es muy bajo. Por lo que cuidar el contenido que se sube es fundamental.  
Según las propias palabras de Batres, las redes sociales tienen una pirámide de cinco niveles, cuyas bases son la investigación, el involucramiento de las personas, la medición del éxito y el cómo las personas lo van a poder aplicar el producto o el servicio en sus trabajos o en sus vidas.  

¿Y si no sé de redes sociales? 
Los que aún no se adaptan a la tecnología o simplemente quieren abocarse a las tareas propias de su sector, contratan personal especializado para que se encargue de todo lo que refiere a redes sociales. Con respecto a este tema, Batres recomendó que “nunca debe ser menor de 25 años, porque pertenecen a una  generación que está acostumbrada a googlear todo y no hacen un verdadero trabajo de investigación”. También mencionó que esa generación no recurre a las fuentes con las que se trabajaba algunos años atrás, sino que la tecnología acotó ese camino y lo transformó en algo fácil y al alcance de un click, por lo que no se preocupan por buscar en otros lugares. 
Además, agregó que la selección del personal que se encargue de estos temas, tiene que ser muy fina ya que “la persona que van a contratar va a ser la encargada de contestar en nombre de su reputación y deberá tener el conocimiento, la visión y la estrategia de respuesta que su empresa o evento han definido”, expresó. 

Cuestión generacional 
La tecnología fue creciendo al lado de las nuevas generaciones, pero no a todo les cayó por igual. Si se parte de un extremo, por un lado se encuentra a los “Baby Boombers”, personas nacidas entre los años 1946 y 1964. Éstos se resisten a implementar la tecnología en sus vidas y se quedaron en la época análoga. Siguiendo la línea generacional, aparece la “Generación X”: Estas personas nacieron entre 1965 y 1979. Si bien crecieron en plena época análoga, pudieron adaptarse a las nuevas tecnologías, por lo que se los considera “Inmigrantes Digitales”. Luego llegó la “Generación Y”, estos son los jóvenes nacidos entre 1980 y 2000 y se los considera “Nativos Digitales”, aunque alcanzaron a experimentar el fin de lo analógico.  Esta generación es una de las más valoradas ya que al vivir ambos procesos, pueden adaptarse fácilmente a los requerimientos de una empresa que aún no pudo aggiornarse a la nueva era.  
Por último se encuentra la “Generación Z” que apareció a finales del 2000; estos chicos son adictos a la tecnología y no consideran vivir sin Internet ni sus derivados. Lo que sugirió Batres con respecto a estos grupos, es que se use a los dos últimos (denominados “Milenios”) como apoyo para conseguir algunos trucos y estar más actualizados con respecto a las tendencias y la búsqueda de nuevos seguidores. 
Batres también hizo hincapié en que si bien la tecnología es imprescindible para estos tiempos, muchas veces nos vemos saturados por ella. En un recital, en un parque, en un cine o en una cena, siempre hay personas que en vez de mirarse a la cara ó prestarle atención al espectáculo que fueron a ver, prefieren mirar la pantallas de sus celulares u otros dispositivos, por lo que una moderación de todo esto, es necesario para no quedar atrapados en la redes.

Un cambio obligatorio
Más allá de las reticencias que algunas empresas todavía presentan, es necesario adaptarse a las redes sociales. Esto no sólo responde a tener una representación online, sino también a sumar una herramienta más de difusión y crecimiento. Por esto mismo, y sabiéndose en la industria que tantas compañías tienen abandonadas sus redes sociales, es preciso recordarles su importancia y que, lejos de terminarse, el fenómeno crece cada vez con más fuerza.

Eventos sustentables
La ecología es mucho más que una moda y cada vez son más las empresas que suman su grano de arena para colaborar con la naturaleza, ya sea con grandes o pequeñas acciones. Respecto a esto, Alisson Batres afirmó que no tenía ni un solo papel para llevar a cabo su discurso, ya que todo estaba en su laptop y en un pendrive. Sugirió que ese gesto era un modelo para imitar. Esta pequeña acción, multiplicada por miles, no sólo sirve para ahorrar dinero, sino que también le da un respiro al medio ambiente. Seguramente, en el futuro, los eventos se desarrollarán a través de aplicaciones para interactuar directamente con el público y así  brindarle la información necesaria sin la necesidad de usar celulosa.