Domingo, 26 de Marzo de 2017

Domingo, 26 de Marzo de 2017


La Florida

Secretos en la arena

La Florida tiene muchos rincones para descubrir sin abandonar el paisaje que brinda la playa.  Allí pequeños pueblos buscan acaparar la mirada de los visitantes.

No siempre se escucha hablar de ellos, pero en la Florida existen pueblos de playa con identidad propia que se destacan por su encanto. El perfecto destino para los turistas que quieren conocer un poco más. 

Fernandina Beach 
Este pueblo tiene un detalle que lo hace único: sus casas son de la época victoriana, con edificios de ladrillos. Se ubica en Amelia Island al noreste de La Florida.  
Sus largas playas tranquilas sobre el Atlántico tienen sitios llenos de historia como el Palace Saloon, el bar que más tiempo ha estado abierto en el Estado, y el faro de Amelia Island, el más antiguo funcionamiento.

WaterColor
Localizado entre el golfo de México y un singular lago formado por dunas, el paisaje sorprende a los visitantes en el noroeste del Estado. Este destino y resort posee cabañas, casas de playa y una acogedora posada. Cuenta con canchas de tenis, spa, tiendas, restaurantes, gimnasio, una piscina para adultos y una hermosa playa donde cada sábado a la noche realizan fogatas.

Madeira Beach 
El núcleo de diversión se encuentra en John’s Pass Village y en el Boardwalk. Allí se puede comer, explorar las tiendas, disfrutar de shows en vivo, dar paseos en barco para ver la puesta del sol o los delfines, hacer paravelismo y jetski.  Su playa de más de 3 kilómetros de arena blanca es calma y cristalina.

Jensen Beach
Ubicado en Hutchinson Island al sureste del Estado, entre el Atlántico y el Indian River Lagoon, cuenta con una ancha playa de  arena dorada libre de paisaje urbanístico. Aquí abundan las casas pintadas en colores caribeños, galerías de arte, tiendas y cafés. 
Entre las actividades que se pueden realizar se encuentran el surf, la navegación, la pesca, paseos en kayak y paddleboard de pie. 

Captiva Island
Se encuentra al oeste de Fort Myers Beach por la costa del Golfo. 
La magia parece predominar en la pequeña aldea, ideal para andar en bicicleta, observar  aves, hacer navegación y practicar deportes acuáticos de cualquier tipo.