Lunes, 20 de Febrero de 2017

Lunes, 20 de Febrero de 2017


Actualidad

¿La cartelización de las aerolíneas?

Luego de que AR eliminará las comisiones en la venta de pasajes aéreos, LATAM se sumó e hizo lo mismo. Las empresas afirman que es en pos de mejorar el servicio; mientras que desde FAEVyT expresan preocupación sobre el tema.

Después de un sinfín de especulaciones, de idas y vueltas, de rumores y otras yerbas, otra compañía aérea se acopló a la postura que adoptó Aerolíneas Argentinas con respecto a la eliminación de las comisiones que cobraban las agencias de viajes. En este caso, LATAM Argentina es la segunda firma que opta por implementar esta modalidad, muy criticada por muchos profesionales del sector. 
Fechada el viernes 3 del corriente mes, la compañía emitió un comunicado en el que dio a conocer las novedades, no sin antes expresar: “Estimado Agente de viajes, antes que nada, nos es muy grato saludarlo nuevamente a través de este medio”. Y continuó:“ Queremos compartir con usted que la compañía anunció un cambio muy importante en su modelo de negocios, el cual propone nuevas alternativas para nuestros pasajeros a la hora de elegir cómo viajar”. 
Escudándose bajo un proceso de transformación que está llevando a cabo el Grupo LATAM Airlines a nivel mundial, con el objetivo de “buscar ser más eficientes y estar en línea con las principales tendencias del mercado aerocomercial”, anticiparon que se están llevando a cabo modificaciones en todos los mercados domésticos en donde opera la aerolínea. Los cambios, entonces, van desde la política de equipaje (de la que no hay mayores precisiones), la posibilidad de seleccionar un asiento, pasando por poder cambiar y/o devolver el pasaje. 
Hasta ahí, la casa estaba en orden. No obstante, en la recta final de la carta se encuentra el conflicto. De acuerdo a lo publicado: “En tal sentido, y en ese contexto de crecientes desafíos, queremos informarle que a partir del próximo miércoles 1 de marzo de 2017 se descontinuará la comisión estándar por venta de tickets aéreos en el mercado doméstico e internacional, actualmente vigente al 1 por ciento”. Después de esto, se despiden atentamente, y concluyen: “Con la seguridad de contar con vuestra compresión respecto a esta decisión, y continuar trabajando de manera conjunta en pos de potenciar a nuestra industria”. 
¡Cómo no!

Ida y vuelta
La bomba estalló y el estruendo pasó. Una vez disipado el humo, el contraataque no se hizo esperar. También en los mismos términos, la Federación de Agencias de Viajes y Turismo (FAEVyT) emitió un duro comunicado en el que no se guardó nada y en el que expresó su “rechazo absoluto a esta decisión que afecta al sector turístico en forma directa”. Además: “Se suma a lo anunciado por Aerolíneas Argentinas, en un claro avance corporativo de cartelización, que afecta el empleo PyME”.  
Al margen del accionar de las aerolíneas, otra de las posturas criticadas en la carta es el rol del Poder Ejecutivo, que con este nuevo episodio ha sido blanco de más de una crítica. “Parece que al Estado no le importara regular los abusos de competencia entre un sector organizado en lobby como es el aéreo, frente a otro atomizado y formado en su mayoría por PyMES, como es el de las agencias de viajes”.
Por otro lado, anticiparon que se encuentran “estudiando las medidas necesarias a tomar, en función de las acciones legales ya iniciadas contra Aerolíneas Argentinas”, ya que este tipo de iniciativas “estrangula un sector en el que trabajan más de 25.000 empleados que brindan servicios de venta y de asesoramiento, pre y post viajes, y venta de servicios turísticos”.
Asimismo, “las agencias de viajes”, sintetizó el texto, “como cadena de valor de comercialización especializada, con su dispersión a lo largo y ancho del territorio nacional prestan acciones útiles en beneficio de los pasajeros”. Y concluyó: “Por lo que es de toda justicia que las líneas aéreas se hagan cargo de pagar una remuneración razonable por el servicio que se les presta y beneficia y no pretender -como resulta su arbitraria conducta- que de ello se hagan cargo los usuarios”.

El Caso AR
Hace apenas meses, se estableció el primer y más rotundo precedente. Diego García, Gerente Comercial de nuestra aerolínea de bandera, expresó en una conferencia de prensa: “La primera decisión que vamos a tomar para el 2017 es la eliminación de la Comisión de la agencia de viajes. Hicimos el primer paso en el 2016 al llevarla del 3 al 1%, y en el 2017 la llevaremos al 0%”.
El directivo expresó que los objetivos principales eran tres: lograr competitividad; poner al pasajero en el centro de la experiencia de AR, una empresa que estaba orientada a la operación y el tercer punto es la mejora de costos. Argumentos similares que blandió LATAM. 
Les soltaron la mano
Consultado por este medio, Fabricio Di Giambattista, titular de FAEVyT, puntualizó que esta situación fue advertida por la institución. “Cuando uno baja, el resto hace lo mismo. Es lo que ha pasado anteriormente”. Sin embargo, admitió que el tiempo que transcurrió entre una decisión y otra sí lo sorprendió, por lo acotado. Y preguntó: “¿Por qué no lo hicieron en Chile, por ejemplo, donde pagan del 1 al 6 por ciento?” La respuesta, consideró él, tiene que ver que allí hay instituciones del Estado que no lo permiten. 
Este tipo de medidas, aclaró, no impacta igual en Argentina que en Estados Unidos, dado que hay otro tipo de competencia. “Acá es distinto, todo el mundo nos soltó la mano. Inclusive el Estado”, dijo y observó que acá lo que falta son instituciones que adviertan que hay una avasallamiento de derechos, que se está atacando a toda una industria. 
Al respecto de la puja que tienen con AR, y en la que FAEVyT ha presentado una medida cautelar, el dirigente mencionó el proceso está demorado, que llevará un par de semanas más. En lo que refiere al tratamiento de fondo, asumió que será mucho más extenso. “En el medio, analizaremos si hay o no una cartelización de las compañías, cuestión de accionar también contra LATAM”. 

Entre la facilitación y la inacción
“Es bastante evidente que tanto AR como LATAM se están moviendo de manera corporativa, de manera cartelizada”, manifestó Lisandro Cristiá, Socio Gerente de Argenway y representante de la Asociación Rosarina de Agencias de Viajes, respecto a la medida de LATAM. Pero no se queda ahí, ya que el empresario sostuvo que la actitud no sólo se refleja en la quita de comisiones, sino que además se manifiesta por una falta de competencia en las tarifas, cuestión que ha encarecido el turismo interno en Argentina. 
“No sólo es la defensa de los puestos de trabajo de las agencias de viajes, que tienen un carácter federal, por las cinco mil bocas de ventas que existen, sino que además es un perjuicio directo al consumidor, porque las compañías aéreas no están dentro de la ley de defensa al consumidor”, explicó y remarcó: “Ese es un valor agregado muy importante que aportamos. Si el pasajero compra de manera directa, y ocurre algo, queda sin esa protección”. 
Por otra parte, Cristiá se preguntó qué pueden hacer las agencias cuando los vuelos de cabotaje están cooptados por AR y LATAM. “Claramente es un oligopolio”, dijo y apuró: “Ahí es donde tendría que aparecer el Estado, que está demostrando una inacción, ya que debería regular y controlar a las empresas, y evitar que se concentre todo en pocas manos”.  
Sobre el devenir, opta por el optimismo y la esperanza que el Gobierno Nacional tome cartas en el asunto. “Tienen la posibilidad de convalidar o no estas decisiones, que producen un perjuicio a todo el conjunto de las agencias, operadores y consumidores”.
“Lo único bueno de esta situación”, arriesgó Federico Norte, de Trekking Norte y ex presidente de  Asociación Salteña de Agencias de Turismo, “que por un uno por ciento, nos dimos cuenta qué tipo de empresas son y cómo se manejan, demostraron lo poco que le importa el agente de viajes”. 
Al igual que su colega rosarino, Norte apuntó contra el Estado. “En el caso de Aerolíneas Argentinas, hubo una facilitación para que accionara; mientras que con LATAM hay una inacción”, concedió. Además, consideró que con este tipo de medidas, lo que buscan las compañías es que desaparezcan las agencias chicas, que se concentren todo en las empresas grandes o en la venta directa. “Habrá que reinventarse, ver cómo y de qué manera podemos seguir”, reflexionó y agregó que no tiene sentido seguir perdiendo tiempo en batallar contra “estos cárteles”. 
Con 30 años recién cumplidos en la industria turística, Elías Walter, Socio Gerente de Halifax Viajes (también supo integrar la extinta AAAVyT), reveló que son varias sus preocupaciones al respecto. El primero, y capaz el más obvio, es que el resto de las compañías aéreas se comporte de igual manera que AR y LATAM
El segundo, y quizás más complejo, es la cuestión impositiva. “Nosotros somos comisionistas, y por ende, ingresos brutos lo pagamos, en el caso de aéreos, sobre la comisión del pasaje, o sea, sobre el 1, pagas el 6,5”, explicó. “Al bajarlo a cero”, continuó, “nos cambia la figura jurídica. Quedamos en un limbo”. Y recordó: “Por eso cuando se bajó del 3 al 1, no hubo tanto lío como ahora, que va del 1 al 0”. 
También cuestionó el argumento que esbozaron ambas compañías, que en Europa o Estado Unidos la comisión es nula. “En esos casos está oficializado el fee, donde la cultura es otra, y el consumidor valora el servicio, lo paga”. No obstante, reconoció que, creía que este gobierno, que dice defender la libre empresa, los iba a proteger y dejar trabajar libremente. “Y lo que están haciendo es todo lo contrario, nos están complicando”.  




Cordial, pero insatisfactoria 
El lunes pasado, y con motivo del conflicto que aún mantiene Aerolíneas Argentinas con FAEVyT, por las comisiones, Di Giambattista se reunió con el recientemente elegido presidente de la compañía, Mario Dell’Acqua. “Queríamos hablar con él para ver si había laguna posibilidad de revertir esta decisión. Sobre todo, porque la decisión había sido tomada durante la gestión de Isela Costantini”, le comentó el dirigente a Mensajero. Y agregó: “Nos dijo que era una determinación del Estado”. 
Por otro lado, hay que destacar que se trató del primer diálogo entre ambos. “Cuando uno se refiere a un diálogo, se trata de algo cordial. El tema acá es que resulta totalmente insatisfactorio. Entonces, es un diálogo que está bien, que hay que mantener, pero que no resuelve nada, es neutro. Pero cuando vos sentís que no te dan respuesta a lo que pedís, termina siendo raro”, consideró Di Giambattista. 
“Producto de la Ley de agentes de viajes y otras normativas, no podemos re convertir nuestro negocio y pasar a vender autos y otras cosas. Nosotros sólo vendemos servicios turísticos”, aseguró. “En la medida que se van cercenando posibilidades de ventas, o porque no te dejan, o porque las rentabilidades no te lo permiten, bueno, el negocio realmente sufre un problema”.