Miércoles, 29 de Marzo de 2017

Miércoles, 29 de Marzo de 2017


Negocios

La inauguración del Palau de Congressos de Palma ya tiene fecha

A un mes escaso de su apertura, Meliã recepcionó oficialmente la infraestructura y sus equipos agilizan al máximo los trabajos para su puesta en marcha.

Meliã Hotels International ya tiene fecha para la apertura del nuevo Palau de Congressos de Palma y su hotel anexo, el Meliá Palma Bay; el sábado 1 de abril, la Compañía espera abrir las puertas del que espera que sea, según su Vicepresidente y Consejero Delegado, Gabriel Escarrer, el mejor Palacio de Congresos del Mediterráneo, con potencial para incluir a la ciudad de Palma entre los 50 destinos más demandados para Congresos y Convenciones, a nivel internacional. Meliã es, desde el pasado 3 de marzo, titular de la explotación, una vez firmada la correspondiente Acta de Recepción.

Desde octubre de 2016, Meliã Hotels International fue elegida como operadora del nuevo Palacio de Congresos de Palma, comenzó una frenética cuenta atrás para poner en marcha una infraestructura clave para Palma de Mallorca, en la que todavía deben superarse algunos trámites legales, como la entrega oficial de la infraestructura a Meliã. El propio Vicepresidente y CEO de Meliã, Gabriel Escarrer, se comprometió en la reciente edición de FITUR en Madrid, a hacer sus mejores esfuerzos para abrir en el mes de abril, y empezar cuanto antes a generar negocio y actividad de congresos para la ciudad.

Para hacerlo posible, con la colaboración del Consejo de Administración del Palau, integrado por el Ayuntamiento de Palma y el Govern de les Illes Balears, decenas de personas pertenecientes a las áreas técnicas, de operaciones y marketing de Meliã llevan semanas familiarizándose con las instalaciones y planificando los trabajos para agilizar la puesta en marcha, una vez que Meliá pueda recepcionar la obra, lo que se espera ocurra a mediados del mes de marzo.


Valores arquitectónicos únicos

El Palau de Congressos de Palma se alza sobre la mejor localización del Paseo Marítimo de Palma, a cinco minutos del aeropuerto y de la catedral y el centro histórico de la ciudad, y ofrece, desde sus diversas alturas, inmejorables vistas de la Bahía de Palma. En este entorno de luz y de mar mediterráneo, el edificio creado por el prestigioso arquitecto Francisco Mangado se levanta, según sus propias palabras: “como un lugar especial donde paisaje, mar y trama urbana se mezclan con una intensidad extraordinaria, convirtiéndose además en un foco de influencia y de génesis para la ciudad”.

Ambos edificios han tenido en cuenta en su diseño y construcción el proporcionar una idea de continuidad e integración con el paseo marítimo, y al mismo tiempo, la eficiencia, al permitir un funcionamiento autónomo de cada una de las unidades: los auditorios Gran y Petit, así como la zona de exposiciones, sin hipotecar el conjunto, posibilitando un consiguiente ahorro de consumos energéticos y costes de mantenimiento.

Francisco Mangado ( Navarra, 1957) une a su prestigiosa trayectoria como arquitecto (con obras como el Palacio de Congresos y Auditorio de Pamplona “Baluarte”, los museos de Arqueología de Vitoria y el museo BBAA de Asturias en Oviedo, o el Pabellón de España en la Expo de Zaragoza en 2008, entre otras) un extenso currículum académico, como profesor invitado en las Universidades americanas de Harvard, Yale y Cornell y en las Escuelas Politécnicas de Milán y Lausana, además de profesor en la Universidad de Navarra desde 1982. Mangado ha sido reconocido con numerosos premios nacionales e internacionales de arquitectura, el más reciente el Berlín Art Prize-Architecture 2017.


Polivalencia y funcionalidad de los espacios

El Gran Auditorium, con capacidad para acoger más de 1.900 personas, es la “joya” del edificio: único en las Islas Baleares y puntero a nivel internacional, este inmenso auditorio cuenta con las mejores condiciones acústicas y de confortabilidad, y con una polivalencia máxima, ya que el espacio puede dividirse hasta en dos auditorios más pequeños, de 1.249 y 729 butacas respectivamente, para mantener varios eventos de manera simultánea.

El Petit Auditorium, con una capacidad para 462 personas, está equipado con la misma tecnología que el auditorio principal, y tiene además conexión con la Zona de Exposiciones, lo que le permite combinar a la perfección exposiciones con presentaciones y eventos de todo tipo.

Ambos auditóriums están dotados de la última tecnología en sus cabinas técnicas y de traducción que, junto a otros elementos como los camerinos, situados entre los escenarios, proporcionan máxima polivalencia y soporte a producciones de todo tipo (musicales, conferencias, exposiciones, etc.) que se podrán celebrar en el Palau.

Las áreas para Exposiciones ocupan un espacio total de 2.340m2, divididos en una enorme planta baja (1.640m2) con una altura de 11 metros, y una segunda planta o mezzanine, de 700m2 con 7,6 metros de altura, para exposiciones menores o como complemento del área principal. Ello garantiza la eficiencia en la gestión de los espacios, que, según el equipo de Meliã, podrán acoger todas las ferias que tengan lugar en Palma, pues, sumando los vestíbulos, el Palau dispone en planta baja, con acceso inmediato desde el exterior, de una superficie total apta para exposiciones de 3.000m2.

Los vestíbulos se encuentran a diferentes alturas y en puntos estratégicos como el acceso al Auditorio Principal y al Auditorio menor, y en su mayoría están orientados al mar, con un muro acristalado que proporciona luminosidad y vistas únicas a la Bahía de Palma. Estos espacios constituyen otro valor añadido de esta infraestructura, ya que suman a su belleza arquitectónica su funcionalidad para ser utilizados como zona de exposiciones, cocteles y coffee-breaks, almuerzos o cenas para grupos, además de otros usos comerciales. El espacio anexo al Gran Auditorium, en sus diferentes plantas, es de 2.300m2, mientras que el anexo al Petit Auditorium es de 1.100m2. A ello hay que sumar el espacio polivalente con terraza, que suma otros 1.000m2, con el atractivo adicional para los congresistas de poder disfrutar del clima de Palma en un espacio privilegiado al aire libre y frente al mar.

Máxima polivalencia y funcionalidad ofrecen también las dos salas de congresos más pequeñas, en la planta más alta y con impresionantes vistas a la bahía, que pueden dividirse hasta en 8 espacios totalmente independientes de 80m2 cada uno, rodeados de grandes áreas de “pasos perdidos” aptas para celebrar exposiciones y cualquier tipo de evento.

El Centro de Convenciones se encuentra conectado al hotel Meliã Palma Bay por su planta intermedia, simbolizando la coherencia entre la instalación de congresos y la hotelera, esencial en un destino tan demandado como Palma de Mallorca.