Martes, 25 de Abril de 2017

Martes, 25 de Abril de 2017


Actualidad

Un mundo por descubrir

El informe presentado en la ciudad de Buenos Aires por el presidente de Airbus para Latinoamérica y el Caribe, Rafael Alonso, muestra el potencial crecimiento que la industria aerocomercial tiene en el mundo, y muy especialmente, en Latinoamérica. 

Es indudable que el siglo XXI es el que definitivamente popularizará el medio de transporte que le cambió la cara al mundo: el avión. Ese modesto invento que los hermanos Wright pusieran en el aire por escasos 12 segundos una mañana del 17 de diciembre de 1903, en KittyHawk, a bordo del Flyer I, ha logrado transformarse en un producto indispensable para trasladar en poco tiempo y a largas distancias desde personas hasta conocimientos. 
Sin embargo la gran revolución de la aviación comercial no se produce sino hasta pasada la Segunda Guerra Mundial, cuando las clases medias se expanden en aquellos países de primer mundo (con Estados Unidos y Europa a la cabeza) y se convierten en protagonistas de los traslados aéreos. Viajar en avión dejaba de ser para los adinerados, los excéntricos y los muy osados, gracias a los avances técnicos que convirtieron a esos rudimentarios aparatos en rápidos, confortables y seguros medios de transporte.
El nuevo mapa mundial que trajo a escena los países de detrás de la Cortina de Hierro, el surgimiento de la gran potencia China, los ricos países de Medio Oriente y el avance de las economías en la región de América Latina creó un panorama donde el crecimiento es la palabra que lo define. 
Tal vez la visión de uno de los grandes fabricantes de aviones aporte datos de gran interés sobre el presente y futuro de la actividad y cómo se dará esa evolución en el área que nos involucra: Latinoamérica. 
Para brindar su informe sobre la previsión global del mercado de Airbus, viajó a la Argentina su presidente para la región, Rafael Alonso, quien dio algunos números que volcamos seguidamente.

Airbus en el mundo
La empresa tiene vendidos hasta febrero de 2017 la cantidad de 17 mil aviones de todas sus familias, incluyendo los A300 y 310, con los más modernos A320, A330, A340, A350 y A380, de los cuales 9300 ya se encuentran en servicio, los que totalizan 25 mil vuelos al día.
Su familia más numerosa es la del A320, que con sus casi 7500 aviones, uno de ellos despega o aterriza cada dos segundos! El A320 neo (por New Engine Option) es el más exitoso y ocupa un 58% de la cuota de los aviones vendidos, con más de 5000 máquinas (entre los entregados y los pedidos en firme). 
Si se suman la cantidad de kilómetros volados por la familia de los A320 se llega a la impresionante cifra que representa el haber viajado entre la Tierra y la Luna 400.000 veces. 
Con un aparato algo más grande, el A330, sus 1330 aviones entregados aterrizan o despegan cada 20 segundos. La evolución hacia el A330neo llega de la mano de una nueva cabina, nuevos motores más eficientes y nuevas alas con sharklets, convirtiéndolo en un avión que consume menos combustible alcanzando destinos más lejanos.
El más nuevo de los aviones de Airbus es el A350XWB que hasta el momento tiene 821 pedidos, de los cuales ya se han entregado 70. Sus usuarios son, entre otros, Qatar Airways, LATAM y Lufthansa. Desde su puesta en operaciones ha transportado 7.5 millones de pasajeros volando hacia 80 destinos.
El gigante de la familia, el A380, tiene en el aire actualmente 208 aeronaves, y por entregar 109. Uno de ellos despega o aterriza cada 3 minutos. 
Un 20% de los usuarios en el mundo están dispuestos a pagar más el pasaje con tal de volar en uno de ellos. Tan exitoso es que tiene su propia aplicación iflyA380.com que le informa al usuario qué compañías aéreas cercanas a él están volando en la ruta que necesita con un A380. 

En América Latina y el Caribe
Con más de 1.000 unidades vendidas, (470 por entregar), el número de aviones Airbus en operación en América Latina y el Caribe asciende a casi 650 distribuidos entre 21 clientes, lo que representa un 53% de la flota en servicio. Desde 1990, Airbus ha conseguido más del 60% de los pedidos netos de la región, y en los últimos 10 años ha triplicado su flota en servicio en América Latina.
En 25 años de ventas la empresa ha logrado el 65% de los pedidos. El más exitoso de los equipos en la región es el A320neo, con 14 aviones entregados a 9 aerolíneas. 

Previsiones para la región
Teniendo en cuenta que globalmente el crecimiento del mercado aerocomercial se duplica cada 15 años, en los mercados emergentes el ritmo es más acelerado. Mientras en Europa, Estados Unidos y Japón el crecimiento hasta el 2035 será del 3,7% en el resto del mundo se estima lo hará en un 5,6%. Esto está atado a la cantidad de población que alberga cada región: la primera suma 1000 millones de habitantes, mientras que en Asia, África, Medio Oriente y América Latina para el 2016 había 6200 millones de habitantes.   
La clase media, cliente natural de las compañías aéreas, en América Latina será de 500 millones de personas en el 2035. 
Mucha de esa clase media vivirá en 9 megaciudades de la región, siendo algunas de ellas Buenos Aires, San Pablo, Río de Janeiro, Santiago de Chile, Lima y Bogotá. El tráfico de cabotaje e intrarregional crecerá un 4,9%, y el intercontinental un 3,8%.
El fenómeno de las Low Cost va acercándose a la región y será un factor de crecimiento importante, ya que como hizo en el resto de los mercados en donde este modelo está maduro, son los pasajeros de las líneas de buses los que se suman al mercado, no afectando a las demás compañías aéreas regulares. De allí que Airbus los denomine “bus-to-air”. La previsión global del mercado de América Latina presentada en el Salón Aeronáutico Internacional de Brasil en Rio de Janeiro hace dos semanas, prevé que la flota de pasajeros y de carga de la región superará los 3.000 aviones en los próximos 20 años, más del doble de la flota actual en servicio para satisfacer la creciente demanda del mercado. Detrás de esta demanda de aviones está el tráfico de pasajeros de América Latina, que se estima que crezca a la par con la media mundial en un 4,5% anual en los próximos 20 años, así como las clases medias en aumento de la región, que llegarán a la cifra de 500 millones de personas de aquí a 2035.
Ese crecimiento socio económico indica que las posibilidades de expansión son enormes para la región sudamericana en especial, ya que comparando con un continente maduro como Europa, que cuenta con 14 ciudades de más de 3 millones de habitantes (datos del 2014) los vuelos interregionales entre ellas es de 6600 al día (para un total de 77 millones de habitantes), en el área que va desde México a Buenos Aires en el 2014 había 18 ciudades de más de 3 millones de habitantes, lo que da un total de 137 millones de personas que al día de hoy toman solamente 700 vuelos interregionales. Es decir que prácticamente podríamos tener el doble de vuelos conectando esas 18 ciudades, si el mercado estuviera tan maduro como el europeo.

El caso argentino
En la Argentina, donde la industria aeronáutica aporta más de 8 mil millones de dólares al PBI del país y emplea 289 mil personas, la demanda de aviones (de los 145 actuales se pasará a los 318 entre nacionales y extranjeros) se nutre en gran parte de la aceleración del crecimiento del tráfico del país, que se prevé que crezca un 4,1 % anualmente en los próximos 20 años. Esta tasa de crecimiento tiene en cuenta el tráfico entre Argentina y otras regiones, así como el aumento de 3,9 % en el tráfico interno argentino.
Otro motor es la creciente clase media argentina, que en los próximos 10 años contará con 36 millones de personas, aproximadamente el 80 % de la población total. La población del país experimentará un aumento en la propensión a viajar; se prevé que los argentinos casi dupliquen el número de viajes per cápita para el año 2035 del uno de cada tres que viajan hoy. 
Según Rafael Alonso: “Vemos un importante potencial de crecimiento para Argentina, especialmente en el mercado interno, que ha aumentado un 65% en los últimos cinco años (un 13,8% anual). Como resultado de esto, Argentina se está convirtiendo en un lugar de nacimiento para los nuevos operadores y esperamos que estos actores emergentes capitalicen el desarrollo de rutas nacionales e intra-regionales”.