Jueves, 27 de Julio de 2017

Jueves, 27 de Julio de 2017


Actualidad

Los 100 días de Trump

El presidente norteamericano llegó a la centena de días de su gestión. ¿Cómo afectó a la industria del turismo? ¿Cómo quedó posicionada la Argentina?

Luego de que el mundo quedara pasmado por el estupor tras la victoria en las elecciones del hombre menos pensado en el país más poderoso del mundo, de a poco se va cayendo en la cuenta de que Donald Trump es el presidente de los Estados Unidos y, aunque algunos de los temores que se tenían fueron infundados, otros no. Esto repercutió en todos los estamentos de la política y la economía mundial, cosa que no dejó al margen al Turismo.
El máximo temor que planteaba la asunción de Trump fue su promesa de levantar un muro en la frontera con México y hacérselo pagar a ellos. 
En referencia a esto, Tourism Economics, una firma de investigación global, realizó un informe sobre el turismo entre Estados Unidos y México durante Semana Santa y calculó que los turistas mexicanos en el país estadounidense, durante esta fecha, habían bajado un 7 por ciento comparados con el año anterior y que seguirán disminuyendo. 
A su vez, en los primeros meses la reserva de habitaciones en Estados Unidos, por parte de turistas mexicanos, se redujo en un 37 por ciento a la par que aumentó para otros destinos como Europa, Canadá u otros países de Iberoamérica, según el estudio.

Malestar por prohibiciones
Otra amenaza al turismo de parte de Trump fue su intento de prohibir la entrada a ciudadanos de siete países, en su mayoría musulmanes, cuestión que ya desde el día de su asunción, se calculaba, traería desajustes turísticos: la ONG Council on Foreign Relations había calculado que si prohibiera el ingreso de ciudadanos de religión musulmana, el turismo de su país perdería ingresos por 70 mil millones de euros al año, y un recorte de 132.000 empleos. Sin embargo, Trump intentó hacerlo y rehacerlo con algunas enmiendas, pero la Justicia Federal norteamericana no se lo permitió.
La consultora Forward Keys informó que, tras el primer veto migratorio, las reservas turísticas en Estados Unidos comenzaron a caer un 6,5% y que, con el segundo, los descensos se repitieron, en una industria que genera 98.000 millones de dólares de superávit comercial para el país norteamericano.
También produjo malestar en muchos turistas la prohibición que se estableció desde fines de marzo, de trasladar sus computadoras portátiles en la cabina del avión para poder ingresar a los Estados Unidos si provenían de Oriente o de África, más específicamente de  Egipto, Jordania, Kuwait, Marruecos, Qatar, Turquía, Arabia Saudí y los Emiratos Árabes Unidos, por lo que muchos, que viajan por negocios, debieron optar por hacer escala en Europa. Claro que, también sorprendió la noticia surgida el 25 de abril, en la que se dio a conocer que esta prohibición también podía extenderse a Europa.

Los números
La app de viajes Hopper publicó que las búsquedas diarias promedio de vuelos a Estados Unidos disminuyeron en 99 países desde que Trump trató de emitir su prohibición de viajes, en comparación con las últimas semanas del mandato de Barack Obama y reveló el particular dato de que Rusia es uno de los pocos lugares donde la demanda aumentó. Por su parte, el pronosticador Tourism Economics espera dos millones menos de visitas a Estados Unidos este año, una caída de 1% desde 2016 y aclaró que “sin Trump esperaba un salto de 3%”. Sin embargo, estos números no son tan malos en comparación al período desde el 2000 a 2006, cuando el turismo internacional en Estados Unidos cayó alrededor de 3% año a año, no solo como consecuencia de los ataques de 2001 al World Trade Center, sino también “a reglas más severas de visado y a un sentimiento anti-estadounidense en el extranjero”.

Se mostraban optimistas
Ni bien fue electo Trump, Mensajero consultó a diversas fuentes del sector respecto a sus expectativas y temores sobre su presidencia y cómo afectaría a la industria del Turismo. 
Uno fue el ministro de Turismo de la Nación, Gustavo Santos, que se había mostrado despreocupado ante la situación, vislumbrando buenos resultados a futuro: “No creo que  la elección de Donald Trump vaya a afectar la relación de intercambio turístico que Argentina tiene con Estados Unidos, porque nosotros seguiremos con nuestra vocación de buscar penetrar en ese mercado”. 
Por otro lado, el presidente de FAEVyT, Fabricio Di Giambattista, habló de esperar para ver los resultados: “Va a depender de las políticas que lleve adelante. Yo soy una de las persona que no cree en todo lo que se dice en campaña”.
Por su parte, Carlos Asensio, representante de la oficina de turismo de Miami para la Argentina, Uruguay y Paraguay, se mostró muy optimista: “Que Donald Trump sea el nuevo presidente va a ser fantástico para la economía de Estados Unidos, y en consecuencia para Argentina, que tiene un futuro tremendo y se encuentra buscando socios en el exterior”. 
En tanto,  Horacio Repucci, Secretario de la CAT, se mostró cauto: “Espero que lejos de modificar negativamente, sea un proceso de apertura continuando con el dialogo que esta gestión inició con Obama”, explicó. 



No solo limones
Tras la reunión en la Casa Blanca entre Donald Trump y el presidente argentino, Mauricio Macri, pese al comentario del mandatario norteamericano que señaló que “yo le hablo de Corea del Norte y él me habla de los limones”, hubo un cambio en la relación entre ambos países que afectará directamente al turismo emisivo, ya que la Argentina ingresa en el programa “Global Entry”, desde el lunes 8.
Global Entry permitirá a los pasajeros argentinos pre-aprobados con sus respectivas visas, anotarse para tener la posibilidad de ingresar al país del Norte de manera mucho más ágil, evitando las colas del viajero foráneo general en los 58 aeropuertos de ese país que cuentan con este sistema.  
“La Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza se complace en promover nuestra colaboración con la Argentina ofreciendo a los ciudadanos argentinos nuestro principal Programa de Viajero Frecuente: Global Entry”, dijo el comisionado interino, Kevin McAleenan.
A su vez, recalcó que “funcionarios del servicio de Aduanas y Protección Fronteriza viajarán a la Argentina a fines de mayo para entrevistar a personas aprobadas condicionalmente que solicitaron el ingreso al programa Global Entry, a fin de que estos posibles miembros puedan comenzar a utilizar los beneficios del programa aún más rápido”.