Miércoles, 26 de Julio de 2017

Miércoles, 26 de Julio de 2017


Especial Norte

Las bellezas desconocidas que rodean a Talampaya

La Municipalidad de Villa Unión realizó su primer fam press para dar a conocer más sobre el destino que tiene tantas bellezas y atractivos para brindar. 

El principal motivo que lleva turistas a esta localidad de La Rioja suele ser su cercanía al Parque Nacional Talampaya que desde el año 2000 es Patrimonio de la Humanidad de la UNESCO debido a su importancia arqueológica, paleontológica, geológica e histórica. Los ríos que atraviesan el parque durante pocas horas en la temporada estival de lluvias, se transforman en senderos el resto del año para que los visitantes descubran el cañón a pie, en bici o en un camión 4X4 con vista panorámica para apreciar geoformas únicas y el período Triásico de primera mano, entre guanacos, aves, vegetación típica y una gama indescriptible de colorados y rojizos que alucinan a grandes y chicos.
Otras excursiones que se destacan dentro del PN Talampaya son la Ciudad Perdida y el Cañón Arco Iris. En una misma caminata uno puede adentrarse en un cañón donde los colores son protagonistas absolutos. Debido a la erosión y la acción de distintos minerales y eras geológicas la tierra fue teñida y hoy luce diferentes pantones que sorprenden a cada metro para dar paso a la Ciudad Perdida, donde las geoformas parecen crear una ciudad que invita a ser descubierta entre sus laberintos. El paso por el Parque es el plato fuerte sin dudas, pero el Departamento Felipe Varela tiene mucho más para ofrecer y Villa Unión la ubicación estratégica para disfrutarlo. Empezando por la ruta que lleva desde la capital riojana, por la que se puede atravesar la Cuesta de Miranda, un paisaje serrano poblado de cardones, vistas impactantes, una gama de rojos y verdes que contrastan poéticamente y pasa por momentos junto a tramos del famoso Camino del Inca. Vale la pena hacer una parada en Aicuña, un pequeño pueblito donde el tiempo parece detenerse para apreciar las tradiciones y calidez locales. 
Una vez que se llega a Villa Unión, es hora de disfrutar de su típica gastronomía donde los exquisitos vinos riojanos son el acompañamiento perfecto para las excelentes carnes y las delicias regionales, entre las que se destacan las nueces confitadas y aceitunas.
Si a los visitantes les gusta la aventura se les puede ofrecer una expedición en 4X4 por el Cañón del Triásico para desandar los coloridos caminos donde hace millones de años los dinosaurios eran protagonistas.
Si prefieren entrar en contacto con las tradiciones locales es recomendable visitar Guandacol, un pueblo donde hace cientos de años reinaban los caudillos y hoy hay cooperativas de tejedoras que siguen usando las técnicas y telares que utilizaban sus ancestros para llevarse un recuerdo artesanal hecho a mano y con amor. En el camino vale la pena visitar el Vallecito Encantado para una corta caminata en la que se pueden descubrir geoformas únicas que los lugareños bautizaron con creativos nombres.
No se puede dejar de mencionar la Laguna Brava, una travesía por paisajes únicos en una reserva natural en plena cordillera poblada de vicuñas y guanacos para llegar a una laguna azul de orígen volcánico rodeada de sal donde habitan flamencos rosados en primavera y verano.

turismovillaunion.gob.ar