Miércoles, 26 de Julio de 2017

Miércoles, 26 de Julio de 2017


Por Manuel Sierra


El colectivo del aire

"Argentina pretende ser un país serio como lo dijo el ministro Santos días pasados, y para eso es fundamental, no sólo que existan empresas serias, sino tambien que lo parezcan".

En diciembre del año pasado en ocasión de la Audiencia Pública por Nuevas Rutas Aéreas se presentaron 4 aerolíneas legalmente constituidas y una con todo por hacer, Flybondi, empresa que solicitó 99 rutas. 
6 meses más tarde la aerolínea finalmente consiguió los permisos para volar 85 rutas en nuestro país con una supuesta inversión de 75 millones de dólares, solamente en el 2017, pero con muy poco capital al momento de la presentación, el equivalente a 6000 dólares. 
Hace pocas semanas su presidente Julian Cook, anunció que la operación se iniciaría en la provincia de Córdoba dado que el aeropuerto elegido inicialmente para operar, El Palomar, no está en condiciones para hacerlo regularmente con vuelos aerocomerciales, por tratarse de un aeropuerto militar. Flybondi ofreció una inversión inicial de 20 millones de dólares para la construcción de una nueva terminal de pasajeros y 10 millones adicionales en una segunda etapa a cambio de operarlo por un período de 15 años.    
Lo curioso de esta operación aprobada por la ANAC y el Ministerio de Transporte es que la empresa para poder alcanzar sus metas depende exclusivamente de conseguir nuevos inversores  que se quieran sumar a ex empresarios de Wizzair, Air Canada, Ryanair y Flybaboo y a aportar el capital necesario para la operación.    
Más allá del riesgo que conlleva conformar y darle sustentabilidad a una empresa, que ésta sea del rubro aerocomercial y que se maneje tan misteriosamente, genera dudas desde su concepción. 
La realidad es que existe un desconocimiento general de su plan de negocios y sin embargo  hasta el momento han logrado convencer a autoridades nacionales y provinciales del incierto futuro de su gestión. 
El gobernador Schiaretti, sin ir más lejos, le ha concedido un descuento de Ingresos Brutos del 50% los tres primeros años y del 25% los dos restantes, además tendrá una exención de Impuesto a los Sellos de dos años y se subsidiarán durante dos años el 20% de los nuevos empleos.  
La semana pasada Aerolíneas Argentinas presentó un informe de gestión del primer semestre de 2017 en el cual se ve el incremento de pasajeros y la viabilidad del Hub de Córdoba, que le ha permitido a la aerolínea de bandera racionalizar sus vuelos hasta obtener casi el 50% de sus pasajeros a partir de este nuevo centro de distribución, un intento varias veces realizado pero con pocos resultados en el pasado. 
¿Cuantos más pasajeros habrá como para incorporar a una nueva compañía aérea a este punto de distribución de cabotaje? 
No dudamos de las buenas intenciones del CEO de FlyBondi, Julian Cook, pero cada día nos cuesta más imaginarnos una compañía low cost con una operación proyectada a partir de tarifas de 500 pesos que demuestran un desconocimiento importante de las regulaciones argentinas y que paradójicamente harían inviable su negocio, más cuando aún no cuenta con el aval de los conflictivos gremios aeronauticos con los que deberá lidiar.
Argentina pretende ser un país serio como lo dijo el ministro Santos días pasados, y para eso es fundamental, no sólo que existan empresas serias, sino tambien que lo parezcan.